Tras la muerte del gran dragón Krayond, el mundo no era el mismo, la mera presencia de uno de los dragones legendarios supuso una catástrofe para todo el planeta, el alma de Krayond desplegó los orbes del núcleo de poder por toda Lushneriuth, los demonios de Sillereth aprovechando esta situación subieron a la tierra de los hombres para sembrar el caos en todas las naciones, los ángeles no hicieron nada al respecto ya que luchar contra las criaturas del averno implicaría la muerte inmediata del ejército del cielo así pues, con pesar en los corazones de todos, la tierra conocida como Zuriel, donde reside la paz, se convirtió en Fehkarr, hogar de la muerte y la sangre, la gran deidad Skull, se vio obligado a descender al mundo mortal para establecer el orden… Y así, los demonios volvieron a Sillereth, y escasas nuevas civilizaciones fueron contraídas en el mundo, vosotros pertenecéis a esas civilizaciones, los elfos oscuros, antaño escondidos en callejones y ciudades ocultas salieron a la luz, asesinando y esclavizando casi a todas las razas… Ahora es vuestro turno, ¿De qué lado estáis?

“Llevamos años escondidos… Es hora de que veáis el potencial de nuestra raza… Débiles mortales…”
Fareth, rey de Lushneriuth.
Rey_Fareth.jpg